A 49 años del asesinato de la estudiante Antonia Martínez

Por: Rosimar Cruz Vias | Libros787.com

Hace casi medio siglo, un asesinato marcó la historia de lo que ha continuado siendo un proceso histórico dentro del sistema educativo y universitario del país, las luchas estudiantiles.

En el Recinto de Río Piedras de la Universidad de Puerto Rico, como en muchas otras universidades para aquel momento, existían colectivos en contra del militarismo en la universidad y del servicio militar obligatorio, pues todos los jóvenes, al cumplir 18 años, debían anotarse en una lista y estar disponibles para servir a la milicia.

Añadiendo a lo que ya era obligatorio, para ese entonces el país estaba en medio de las situaciones por la guerra de Vietnam y si reclamaban más cadetes era, posiblemente, para ser enviado a Vietnam.

El 4 de marzo de 1970, en el recinto riopedrense tomó lugar una marcha de miembros del Cuerpo de Entrenamiento de Oficiales de la Reserva (ROTC), la Federación de Universitarios Pro Independencia (FUPI), entre otros grupos que estaban en contra o a favor del militarismo.

En el encuentro de manifestantes con ideas contrarias, comenzaron a desatarse los sucesos que provocaron que la Fuerza de Choque de la Policía de Puerto Rico entrara al campus universitario a intervenir contra esos estudiantes que protestaban en contra del ROTC.

Ya en la Avenida Juan Ponce de León, mientras un policía golpeaba a un estudiante, un grupo de estudiantes universitarios presenciaban la escena desde el balcón de un hospedaje. Les gritaron “abusadores” y “asesinos”, a lo que un policía respondió con un disparo hacia el balcón, hiriendo a un estudiante y, con el mismo proyectil, asesinando a Antonia Martínez.

La muerte de la joven arecibeña ha sido una de las muchas historias que han impactado en la historia, tanto de las luchas estudiantiles como en la representación del abuso y opresión por parte de la policía a los estudiantes a lo largo de los años.

Ver libro

Antonia: Tu nombre es una historia

El jurista puertorriqueño Hiram Sánchez, quien fue amigo de Antonia Martínez o “Toñita”, como la llamaban sus allegados, ha reconstruido los hechos de una historia que puede haber sido olvidada o ser desconocida para nuevas generaciones.

En su nuevo libro Antonia: Tu nombre es una historia, el abogado recopila toda la información posible sobre lo que sucedió hace casi un siglo, y de lo que aún se desconoce el victimario.

Explorando las circunstancias ideológicas y políticas, Sánchez habla de la histeria anticomunista, el ancestral odio al independentismo y la intolerancia general a la protesta, que pudieron ser clave para que un miembro de un cuerpo cuyo propósito es “proteger”, haya ejecutado el cruel acto.

El yaucano tiene como propósito contactar testigos adicionales de los hechos de aquel día o personas que conozcan a los contactos que él no ha logrado conseguir.

Hiram afirma no haber concluído con su investigación y espera, como escribe en el libro, “haber cumplido satisfactoriamente mi compromiso con la historia de nuestro país, la lucha estudiantil universitaria y la memoria de Antonia Martínez Lagares, Toñita”.

Artículo anterior Los libros con portadas "feas" no venden
Artículo siguiente Las obras de Julia

Comentarios

Raul Hernandez - junio 10, 2019

Excelente libro! Logra sus propósitos de honrar a Antonia, preservar la historia fuera de las leyendas, y provocar que se busque al responsable. El Lcdo. Sánchez, sin decirlo directamente, nos dice el nombre del verdadero asesino de Antonia, es cuestión de leer y seguir las pistas que nos da el autor. Esperemos se pueda traer a la justicia antes que sea muy tarde. Sólo falta que alguien de un paso al frente y hable.

Rodolfo Rivera - abril 26, 2019

Como pasa el tiempo, 49 anos. Recuerdo muy bien esa era. Guerra fria a todo vapor, Viet Nam, grupos terroristas de derecha llevando a cabo ataques y culpando a la izquierda. La unidad de “inteligencia” de la Policia de PR llevando a cabo acciones de intimidacion y abuso contra los grupos independentistas y obreros. Y como crimenes mayores los asesinatos de Antonia, los del Cerro Maravilla, el hijo de Mari Bras y el de Muniz Varela. Todos sin resolver. Deplorable carta de presentacion de la alta jerarquia de la Policia de PR.

Janice Semidei - abril 1, 2019

Las fechas son exactas, Antonia era mi prima hermana y recuerdo estar de rodillas rezando en su feretro. Ese crimen nunca se esclarecio y debieran investigar porque la persona esta viva.

Angel Rivera Martínez - marzo 7, 2019

Mi madre me dice que Hiram la llevaba a casa cuando yo era un baby. El que la mató debe estar bien mayor, o muerto. Para aquel tiempo las mujeres eran maltratadas, mucho peor que ahora, y mas si eran activistas.

Judith Matos - marzo 6, 2019

¿Se sabe el nombre del asesino? En una ocasión escuché que se sospechaba de José (Chemo) Soto, quien era policia para aquél tiempo ¿qué hay de cierto?

Carlos Gonzalez - marzo 6, 2019

Si no me equivoco, el año debe ser 1971, no 1970. Aunque en 1970 hubo numerosas manifestaciones dentro del campus en contra de la permanencia del ROTC, creo recordar el incidente de Antonia, más bien, mientras cursaba mi maestría en los Estados Unidos, desde mayo de 1970 hasta junio de 1971.

Jesus - marzo 4, 2019

Excelente pero estos hechos están impunes. Quien o quienes fueron los responsables de tan vil asesinato. Hay que hacer justicia ya! Mis felicitaciones al lcdo. Sánchez.

Mildred - marzo 4, 2019

Esa fecha yo creo no es correcta, en cuanto al año porque yo me gradué de High mayo 70, entre a la UPR, y nunca olvidé ese dia, sali de clases y bajando la acera para el parking de Ciencias Naturales, miro a la izquierda y veo un revolu en frente ROTC, segui y me fui por la Barbosa. Ya saliedo de RP, oigo en la radio del enfrentamiento. Lo otro que recuerdo es ver las noticias en la tv y mirar que habia muerto Antonia y un policia, que resulto ser del Sector Piedras Blancas de Guaynabo y al que yo veia mucho y en la tiendita de mis papás. Todo me impacto y cuando lo expusieron fuimos por un gran tramo largo de camino para verlo en su ataúd y lo recuerdo como ahora, igual que cuando mire para el ROTC, y vi el revolu.

No sé, pero creo fue 1971, no 70, porque a esa fecha yo no me había graduado y entrado a la UPI.

QEPD Ambos

JAIME L. MARZÁN RAMOS - marzo 4, 2019

Pregunto: ¿y el nombre del policía asesino, se conoce? ¿Se investigó el asesinato? De no ser así, esta sería una prueba más del nivel de impunidad y corrupción que rige en Puerto Rico.

Wanda Santaliz - marzo 4, 2019

No se tiene datos de la persona que hizo el disparo, tengo entendido que los crímenes no prescriben, en caso de que esa persona haya fallecido se puede dar el nombre a la luz pública?

Deja tu comentario

Todo comentario deberá ser aprobado antes de ser publicado.

* Campos requeridos