Mientras tanto

$12.00

Flax trabaja una voz sencilla que habla para sí misma y sin embargo resulta ser esencialmente colectiva y puertorriqueña. Julio Marzán Artesano de la palabra, orfebre de la sintaxis y la semántica, Hjalmar Flax es un relojero de los que organizan meticulosos artefactos siempre listos a explosionar ante la distraída conciencia del lector poco avisado. Pío Serrano Los poemas de Hjalmar Flax pueden ser cortantes como el acero o, mejor, como el diamante. Suele forjar su verso -cosmopolita, culto, contemporáneo- como el orfebre forja una joya en términos de balance, acento, efecto. Como las joyas, también, su poesía tiene facetas que se descubren a la luz de las relecturas. Son superficies fulgurantes, alusiones inesperadas y el destello ocasional de la emoción . Carmen Dolores Hernández Si el neorromanticismo de Neruda concibió la poesía como mural, este intimismo de Hjalmar Flax concibe la poesía como miniatura que nos revela la infinita extrañeza del mundo. Edgardo Rodríguez Juliá Sonetista, versolibrista, autor de haikús, lírico, conversacional, exquisito y procaz, Hjalmar Flax es un poeta múltiple. Multiplicidad que se proyecta en su sorprendente, autoparódico y multifacetado sujeto lírico: huérfano, solitario, melancólico, culto, reflexivo, rebelde, poeta, voyeur, depredador, blasfemo, sensual, misántropo, cínico, gruñón, descarado, zafio y a la vez delicadísimo .

- Mercedes López-Baralt

Año: 2012 | Páginas: 112

Mariana Editores

x