Están los locos y los que se hacen

$13.99

¡Cuidado con los humoristas! Son peligrosos, capaces de convertir un blog en una bomba que hace que el que lo lea estalle de la risa. Para lograr sus humorísticas intenciones, estos subversivos del orden de la seriedad y el aburrimiento, utilizan el camuflaje y así pasan desapercibidos. Algunos, como el caso que está ante vuestra consideración, llegan al extremo de hacerse pasar por jueces, y éste en particular, no por cualquier juez, sino uno que sentó cátedra de rectitud, sensibilidad, honestidad, intelectualidad y valentía, todo, para esconder su verdadera vocación: la de un humorista empedernido. —Silverio Pérez

Ediciones Hache Silente

Año: 2017 | Páginas: 180