Sin ti no soy yo

$12.00
El hecho de que una novela comience con una elegía la hace sospechosa; mucho más cuando se trata de un homenaje a unas tías abuelas que en vida se dedicaban a resolver las complicaciones diarias con el poder del cannabis. Si añadimos a este dato, exótico por demás, que el resto de la familia era devota al espiritismo y con regularidad se reunía en la sala del abuelo para evocar las almas, obtenemos la receta perfecta para la construcción de quimeras. La sátira, el erotismo y el humor se entrelazan con el asunto político y social, así como con las emociones más íntimas, creando una amalgama de voces amorosas, temerosas o contestatarias, casi como un sueño en una noche de verano. La visión fragmentada de la memoria, alucinada en muchos aspectos, la distingue en la narrativa caribeña; ya que es el amuleto para cuestionar la realidad del momento.