La isla de Puerto Rico se la lleva el holandés

$18.95

En el siglo XVII un vecino de San Juan escribe una carta dirigida al rey Felipe IV con el fin de persuadirlo de la importancia estratégica que cobra la isla de Puerto Rico como puerta a las posesiones del imperio español. Este atractivo de la isla queda evidenciado por los múltiples ataques de piratas y corsarios, pero en los ojos de don Francisco de Lugo y Dávila, Puerto Rico necesita mayor atención y mejores recursos, no solo para enfrentar al enemigo externo sino también para combatir contra otros enemigos internos tales como la corrupción, la apatía y la negligencia. El autor de la carta se convierte en este libro de Carmen Rita Rabell en un fascinante personaje digno de la ficción del Siglo de Oro español pues, entre otras peripecias, fue secuestrado por enemigos holandeses, y es desde ese cautiverio que accede a información valiosa tanto de futuros ataques como de la presencia de informantes infiltrados en las altas esferas de la administración insular. Pero, antes de llegar a su Discurso sobre la importancia y conservación de la plaza e isla de Puerto Rico por D. Francisco Dávila y Lugo que ha estado quince meses prisionero del enemigo holandés la investigadora nos relata su propia aventura en la interesante búsqueda del, al parecer escurridizo, don Francisco y además expone magistralmente la tradición clásica en la que se apoya su Discurso para manejar la “persuasión, sinceridad y prudencia” en materia tan delicada como la que presenta su carta al rey. Acompañe a Carmen Rita Rabell en su recorrido por la investigación y el análisis de un documento histórico que, sin haberse destacado nunca antes, revela mucho de la idiosincrasia de la colonia y nos provoca a preguntarnos cuánto de lo narrado y expuesto en estas líneas aún persiste en nuestra isla de Puerto Rico, a la que no se llevó el holandés.

Instituto de Cultura Puertorriqueña